Why do you fear falling in love?

 

a0bdaxd_700b

 

Do I believe is worth?

 

Yes.

 

Advertisements

Te extraño y me extrañas.

Y si me extrañas como yo te extraño, valdría la pena volver a intentarlo?

Alma Dávila

Me platicaron que cuando estas con ella no sonríes como lo hacías conmigo, que ya eres un poco gruñón y que nada te parece bien. Tal vez a ti te han platicado que tampoco soy lo que era cuando estaba contigo, ahora nadie me da gusto, que he salido con niños parecidos a ti en un intento malo por reemplazarte pero termino por rendirme con uno y con otro.

Tal vez a ti te pase lo que a mí, busco tus besos en los labios de otras personas, a veces por necesidad, otra más por error, pero al final siguen siendo intentos en vano, a esos labios les falta tu cara, tu amor, tu todo. Otras veces me pasa que me ven como tú lo hacías, en momentos me siento como antes, bien, pero regreso a la realidad y me doy cuenta que solo lo estoy alucinando, busco tus ojos…

View original post 267 more words

Las ganas que te traigo…

Tengo ganas de hablarte
pero no quiero hacerlo
porque vas a pensar
que por ti estoy muriendo,
y la verdad es que sí.
Si delato el sentimiento
tengo miedo de ahuyentarte.
¿Debo fluir o dejar
que el sufrimiento entre
levemente en mi piel
y me llene de dudas?
Tengo ganas de hablarte,
pero de tanto pensarlo
quiero creer que tú lo harás primero,
y no por hacerme del rogar,
ni por jugar a sentirme importante,
es que quiero darme cuenta
si tú también
traes las ganas que te traigo.

 

-qn

Poema 20. Pablo Neruda

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.

Escribir, por ejemplo: “La noche está estrellada,
y tiritan, azules, los astros, a lo lejos”.

El viento de la noche gira en el cielo y canta.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Yo la quise, y a veces ella también me quiso.

En las noches como ésta la tuve entre mis brazos.
La besé tantas veces bajo el cielo infinito.

Ella me quiso, a veces yo también la quería.
Cómo no haber amado sus grandes ojos fijos.

Puedo escribir los versos más tristes esta noche.
Pensar que no la tengo. Sentir que la he perdido.

Oir la noche inmensa, más inmensa sin ella.
Y el verso cae al alma como al pasto el rocío.

Qué importa que mi amor no pudiera guardarla.
La noche está estrellada y ella no está conmigo.

Eso es todo. A lo lejos alguien canta. A lo lejos.
Mi alma no se contenta con haberla perdido.

Como para acercarla mi mirada la busca.
Mi corazón la busca, y ella no está conmigo.

La misma noche que hace blanquear los mismos
árboles.
Nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos.

Ya no la quiero, es cierto, pero cuánto la quise.
Mi voz buscaba el viento para tocar su oído.

De otro. Será de otro. Como antes de mis besos.
Su voz, su cuerpo claro. Sus ojos infinitos.

Ya no la quiero, es cierto, pero tal vez SÍ la quiero.
Es tan corto el amor, y es tan largo el olvido.

Porque en noches como ésta la tuve entre mis
brazos,
mi alma no se contenta con haberla perdido.

Aunque éste sea el último dolor que ella me causa,
y éstos sean los últimos versos que yo le escribo.