Carta de un amigo

Caro amico,
Espero que estés muy bien, siento mucho que hayas pasado por esos momentos tan oscuros en tan bonito verano. A veces así es la vida, no hay nada que podamos hacer al respecto. Pero quiero decirte que nada de lo que pasó fue tu culpa, ella no te dejó por no tener ese trabajo, ese salario, porque tuvieran muchos pleitos, o que no tuvieras ese dinero, ella se fue por que NO sentía lo mismo que tú y tampoco es culpable, ella también está sufriendo de su rompimiento.
Yo sé lo que ella significa en tu vida, yo se cuánto te duele su ausencia, su indiferencia, su distancia. Yo sé que los dos se amaban, se siguen amando pero de diferente manera, los dos estaban en diferentes páginas. Yo se que tu tuviste muchos errores en la relación, pero nadie es perfecto. Le echaste muchas ganas desde el principio y fuiste un novio magnífico, siempre (o casi siempre) fuiste muy atento con ella, respetabas su espacio, sus planes, amistades y trabajo. Siempre fuiste muy romántico, recuerdo que me dijiste que siempre que podías le dabas flores y cualquier detalle tan pequeño como un postit. Le dijiste siempre lo que sentías, que a ti no te da miedo el compromiso, nunca le faltó ni amor ni cariño, tu siempre estuviste ahí para ella, incluso cuando recién cortaron y fuiste a ayudarle a bañarla y vestirla.
Si ella no quiso compartir muchas cosas era porque ELLA no lo sentía, deja de culparte por el fracaso de tu relación, es hora de seguir adelante con tu vida.
Yo se que tienes mucho amor para dar y que tienes muchas ganas de compartirlo y que cuando encuentres a la persona adecuada tu la harás muy feliz y ella te hará muy feliz, se complementarán, crecerán juntos. Te quiero agradecer de todo corazón la confianza que me diste para contarme lo que había en tu corazón y en tu cabeza, tus inquietudes, tus inseguridades, tus miedos, todo. Cómo me gustaría tener una varita mágica para poder curar ese corazón tan grande que tienes. Pero te puedo decir que te quedes con los momentos bonitos, los largos besos, los abrazos sinceros, los viajes, las comidas, las miradas, los momentos que se tomaron de la mano, los momentos felices y también los tristes. Aprende y crece. Por favor échale muchas ganas, no dejes que tu mente te diga que no puedes, que te juegue malos ratos, se que muchas veces quien más nos hiere somos nosotros mismos, nuestras inseguridades y miedos se apoderan y te hacen sentir culpas que no son tuyas. Ánimo, yo se que puedes.
Algo bueno viene para ti, te mando un abrazo muy fuerte desde el fondo de mi corazón.

Tu amigo que te quiere y que siempre cuentas con él.

ps. Es hora de sanar las heridas, levantarse, sacudirse y seguir adelante.
ps2. Siempre creetela y llegarás muy lejos.
Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s